El Jose y el calorcito que da con toda la banda y la sala abarrotá

Vuelve a la home #DeBoloMolo

Sala El Mercado (Jaén) 22/11/2019

Fue una noche de viernes, de un viernes que había reservado para ver a El Jose hacía lo menos dos meses en compañía de mi padre. De hecho, era mi regalo de cumpleaños para él. La banda, que tanto me gustaba, la veía entre sus posibles gustos. Letras inteligentes y a veces fanfarronas, ritmos alegres y en ocasiones casi chirigoteros (aunque mi padre donde ha estado es en Murgas, oiga, que en Málaga las llamamos así a las chirigotas) y en definitiva, muy buen rollo. Pero el destino a veces cambia nuestros planes a medio plazo, y yo que soy fan de planear casi hasta el momento en el que voy al WC (es broma, ojalá pudiera, no llego a tanto), me descoloqué un poco cuando me dijo que al final no podría venir.

Precisamente este un dato que post bolo comentábamos visto el público y la sala hasta los topes: la capacidad de reunir a seguidores de absolutamente todas las edades, dejando una estampa intergeneracional y pintoresca de sus conciertos, cantados por todos sin distinguir letra del DNI.

La cosa, además, es que a 10 días vista del bolo se agotaron las entradas. Así pues, suertudo fue Sebas de poder venir conmigo a aquel bolo-sauna inolvidable. Mis amigas, la misma semana, decían “pues igual voy al Jose, tía” y yo les contestaba: “pues seguro que no vas, nena”. Y así fue, para su desgracia. Muchos se quedaron con la curiosidad, las ganas o llámalo X. De todas formas ¿a quién le extraña? Un par de meses antes ya abarrotaron la Plaza Deán Mazas con un concierto gratuito al aire libre, siendo la única banda capaz de lograr tamaña hazaña al menos en esta temporada. Nada era de extrañar, pues, que triunfaran como Los Chichos en una sala de espacio tan reducido como El Mercado.

Pues allí que estuvieron durante hora y pico larga El Jose y sus secuaces, que casi por mayoría podríamos decir que son de Jaén (¡Viva Nano Díaz y El Sapillo! Enormemente aplaudidos por sus paisanos). El trío se hace grande en escena con la banda al completo, y es que una segunda guitarra da mucha caña rockera, a la que se une teclados y vientos.

Sus temas fueron coreados casi “da capo al fine”. Es más, al segundo o tercer tema los aplausos eran tan intensos que hacían que empezáramos a sudar como pollos en un corral. Me pensaba como si estuviera viendo a una banda del mainstream estatal (véase Fito, P.E.) ante tan apoteósica respuesta del público. Y es que la calidad en escena lo ponía a huevo (frito).

Cuando casi alcanzamos ya casi los 100 grados Farenheit (en realidad no tanto, pero me hacía ilusión ponerlo), llegó otro de los súper momentos de la noche con la llegada al escenario de Blanca la Almendrita para interpretar uno de los temazos del setlist a dúo con El Jose como es “Las cosas que nunca te dije”. Y es que no falla. Fueron precisamente los temas cuyos vídeos están disponibles en Youtube, grabados en directo y producidos por SdMA los más exitosos entre el público: inolvidable el maravilloso “Canto” con la ausente (aquella noche, que sepamos todo bien de salud) María del Tango o las otras también preciosísimas y preciosistas como “Un solo corazón” con El Kanka. Canciones que llaman a la lágrima viva y al nudo en la garganta mientras te meneas romanticonamente de un lado hacia el otro tratando de recordar el estribillo bien.

A caballo entre la lágrima viva y el cachondeo propio de El Jose está “Estoy enamorado de las consecuencias de tu existencia en el universo” otro himno que en vídeo canta con Ángela González. Y si ya dejamos los caballos bien atados para olvidarnos de galopar y dedicarnos al baile, debo destacar las más cachondas del repertorio, que también son mis grandes favoritas, como “Maldito hombre del tiempo” (que nos cuenta cómo la lluvia puede arruinarte un concierto al aire libre y encima no lo cobras porque… “maldito ayuntamiento” como dice también la canción) y “Vaya pollas de gobierno”. Dos himnos a la desobediencia bien medida y con grandes razones en cada caso.

Mención especial merece la colaboración con Pedro Peinado, maestro de maestros de la guitarra, que sacó su lata para dárnosla por completo (y nosotros gustosos) en uno otro de los temazos de la lista de El Jose como es “No te vayas sin desayunar”.

Para cerrar, ya sabía que nos tenía en el bote desde hacía gran rato, un guiño a todas las mujeres en general y a la igualdad en particular con su conocida “epístola feminista”. El coro final fue cuasi al unísono. Yo para entonces ya me encontraba en el lateral justo antes de la salida de la sala, porque empezaba a no poder respirar bien (los sudores ya estaban llegando a partes innombrables del cuerpo humano).

En definitiva, bien por El Jose y toda la banda y mal por mi dietista: ni quitarme de la cerveza ni del pan ni de la leche, lo suyo para sudar todas esas toxinas es un buen concierto como el que nos regaló El Jose aquella noche inolvidable en El Mercado. ¡Que vengan más pronto, que ya saben que en Jaén no nos cansamos de ellos!


Resumen en Emoticonos

EmotiON :::: 🎤🌡️🌡️🌡️🌡️🎸🎸🥁🧡🗣️🎶📷😳

Por Paz Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: