Mono Rabioso: de aquellos “Surfers” estas lluvias ácidas

Vuelve a la home #DeBoloMolo

Sala La Mecánica (Jaén) 14/11/2019

¿Qué hay más entretenido que surfear bajo la lluvia? Encuentras la ola grande, la estabas esperando, sí. Y resulta que llega. Si le añades un slide al cordel de agarre a la tabla, ya está. Lo tienes. Algo así fue el directo de Mono Rabioso: una invocación al “Surf” desde los cuatro puntos cardinales de la amiga América (del norte al sur, del blues al mambo) con un tándem de dos bandas que juntas suman cuatro (con el susodicho ahorro de espacio y de gasolina, por qué no decirlo).

Pelomono y La Big Rabia se han hermanado en directo bajo el nombre de Mono Rabioso. Han hecho público lo que desde hace mucho tiempo se sabía. Hablan el mismo idioma y nos dieron un buen repaso de lengua musical apto para cualquier oído inquieto.

Su show en La Mecánica (Jaén), segundo de una pequeña gira por el país, fue prueba de esa magia que solo sucede cuando estás en sintonía con tu otro yo y con los demás. Habláis el mismo lenguaje, aunque ese sea ininteligible para los sabiondos de la RAE. Tenéis vuestro propio vocabulario, el blues, el latino, el surf bendito. La palabra escasea y tampoco hace falta. Esa comunicación, a fin de cuentas, se nota. Y no silabea. Y se baila si hace falta.

Ya te vayas para lo latino de la Big Rabia (Chile) o te quedes en el ya familiar blues pantanoso de los ubetenses más internacionales (con perdón de Joaquín Sabina y Zahara) la experiencia es vertiginosamente nueva incluso para los que ya somos asiduos a sus directos por separado.

Cuatro patas pa un banco

Defendiendo la primera fila de escenario (que originalmente se dispone en dos alturas) Pedro de Dios y Sebastián Orellana (a.k.a. Puñete) voz y guitarra blandían sus guitarras intercambiando momentos de protagonismo. Tema tras tema, el repertorio estuvo adaptado a las bondades que aporta la unión de dos bandas tocando sus propias canciones en este nuevo formato.

Detrás, Iván Molina (a.k.a. Vaniv X) a los palos daba todo junto al gran mono que aporreaba una batería con cosas tan rarunas como un cubano de basura o una maleta-bombo, dando ambos las bases prácticamente al unísono.

En definitiva, la experiencia Mono Rabioso es para repetirla. Un baile en plena selva amazónica, lluvia ácida incluida. Ojalá se trate de una locura-no-transitoria y repitan gira pronto. Porque el talento que trabaja unido se multiplica en escena. Y para prueba, un mono.


Resumen en Emoticonos

EmotiON :::: 🎸😈 🎸 🎩🥁💼🐵🌴🌴🎵🎵

Por Paz Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: